Coherencia Organizacional

Hoy deseo compartir con ustedes algunas ideas acerca de la Coherencia Organizacional…

Hace ya un tiempo, en una conferencia que ofreciera a alumnos del 5to año de Licenciatura en Educación, de la UCAB, Venezuela, alguien me preguntó sobre las razones por las que una Organización, teniendo todos los recursos técnicos y financieros, sistemas y procedimientos, etc., no logre implementarlos eficientemente y alcanzar un clima organizacional satisfactorio. Sin pretensiones de absoluto, palabras más palabras menos, este fue mi aporte:

“Entre muchos factores, debemos considerar que entre lo que la Organización (1) Siente, (2) Habla y (3) Hace debe existir una relación de coherencia. Si no hay tal probablemente es por que entre la misma y sus actores no hay alineación; es decir, no hay concierto entre el Todo (Organización) y las partes (Individuos), por lo que no se vive una mutua fe e identificación, generando bajos niveles de compromiso y, como resultado, poca eficiencia y un clima organizacional no muy saludable.

Esto puede suceder por dos razones fundamentales:

1. No hay Coherencia Interna en los individuos. Es decir, entre los dominios del Lenguaje, las Emociones, la Corporalidad, las Creencias y Pensamientos (Sentir-Hablar-Hacer), no existe balance. Cuando el Ser no esta alineado consigo mismo le resulta difícil hacerlo con una Organización, la cual no es otra cosa que un Sistema Humano y, en tanto tal, sujeta a las cualidades y características de los Seres Humanos que lo constituye. Si un Ser – incoherente ocupa cargos de gerencia o liderazgo, probablemente se observarán continuas limitantes y complicaciones en su hacer, mal manejo de la complejidad y de lo inusitado.

2. El Propósito Personal no se alinea al Propósito Organizacional. Es decir, el Hacer Organizacional no le hace sentido porque tiene otros Sueños y por lo tanto otras necesidades, intereses, intenciones e, incluso, emociones. Otros horizontes!! De ser así, como no se encuentra “en su salsa”, el individuo solo vive un deber o responsabilidad sobre los sistemas y sus procesos… jamás el trabajo le será un privilegio por vivir. Esta condición es limitante a la evolución organizacional porque no contribuye al “valor” del trabajo. Mi invitación aquí es a no “buscar culpables”, sino a comprender la relación de valor entre unos y otros para darnos cuenta de cuál es el mejor camino para todos. 

Si el caso lo es sobre la Coherencia Interna de la Persona Natural o Jurídica, podemos procurar inspirarles a generar cambios transformacionales (no solo posicionales) desde la Evolución del Ser y de la Cultura Organizacional.

Si lo es sobre uno de los aspectos de la Coherencia Interna del Individuo, podríamos modificar el tal trabajando desde otro de los Dominios del Ser y así procurar balance.

Si se trata de Propósitos No Concurrentes… clarificar la relación y sus alcances en términos de responsabilidades, tiempos y entregables (resultados), a fin de generar una mutua provisión y previsión ante los cambios en el escenario personal – organizacional. Sin esta sinceración las mejores intenciones pueden sucumbir ante la realidad”.

Bueno, el compartir continuó en complementación de las ideas y ejemplos; sin embargo, esta parte fue la medular. Espero sus opiniones y aportes. Un abrazo!

Wershin J. Montiel F.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s