2017: Objetivos para la Vida (II)

Continuando con el tema planteado en “Objetivos para la Vida (I)”, quiero compartir contigo algunos tips que para mi han sido muy importantes al momento de “afinar mi vida” antes, durante y después del proceso de Diseño del Objetivo; siendo consciente de que si me trazo un Objetivo para la Vida, es porque implícitamente estoy deseando un Estado Futuro distinto a mi Presente… ¡Quiero un Cambio!.

  1. Te invito a Distinguir Cambio Posicional de Cambio Transformacional. 

El Cambio Posicional responde a una variación de una posición geográfica, jarárquica o del rol personal. ¿Quieres cambiar tu lugar en la oficina?, ¿Mudarte a otra región o país?, ¿Cambio de ambiente?; o ¿Quieres dejar de ser un Jefe o Coordinador y convertirte en Gerente?, o ¿dejar de ser Gerente y llegar a ser Empresario?; ¿Ya quieres dejar tu soltería y casarte?, o ¿Quiero ser madre-padre?, ¿Quieres comenzar a hacer “otra cosa”?…

El Cambio Transformacional responde a una variación de una posición espiritual. Es sobre trascender el saber, hacer o tener para descubrir al Ser que Soy. Después de todo lo vivido, ¿Quién Soy Yo?, ¿Cuál es mi Gran Para Qué?, ¿Cómo describo mi Diseño, mi Identidad? (Legitimidad, Propósito, Posibilidades, Sueños), ¿Cómo puedo, desde el Ser que Soy, Construir una Diferencia Trascendente?, ¿Cuál es mi Servicio al Prójimo y al Planeta?… ¿Cómo puedo aterrizar todo esto y convertirlo en una experiencia de vida?

Dependiendo del tipo de cambio deseado, reflexiono y comienzo a pensar el Lenguaje con el que diseñaré mi Objetivo.

2. Ser consciente de tres creencias fundamentales, imprescindibles, para generar el cambio deseado:

2.1. Creer en el Objetivo. Al trazar claramente el Objetivo de Vida mi cerebro “lo compra”; de allí que te será muy importante evitar las generalizaciones y distorsiones, pues éstas te auto-sabotearán para que no alcances tus metas, mucho menos tus Objetivos.Define bien las evidencias sensoriales con las cuales sentirás evidenciar el progreso y alcance de tu proyecto. Esto es ¿qué voy a ver, oír y sentir cuando…?, con ésto te vas chequeando, “dando cuenta” de tus avances. Si crees en tu Objetivo, tu Sistema Nervioso “lo compra” y tu ADN se activa en tu favor.

2.2. Creer que tengo las competencias/herramientas para alcanzarlo. Para llegar a esta conclusión es muy importante que calibres tu Objetivo. Este ejercicio consiste en una batería de indagaciones inteligentes que te permiten evaluar si tienes lo necesario para alcanzar tus metas y Objetivo… no para abandonar si piensas y sientes que no cuentas con todos los recursos, sino para fortalecer los que tienes y generar los que te hacen falta. Este tema lo abordaré en “Objetivos para la Vida (III)”.

2.3. Creer que el cambio es Significante para mi. El Cambio que me propongo ¿responde al Ser que Soy; o al Ser que piensa, hace o tiene?, ¿responde a una circunstancia de la vida, a su “vamos siendo”, o a su Sentido de Totalidad? En otras palabras, si lo hago ¿me genera una Nueva Relevancia?, ¿me lleva a Nuevos Territorios Posibles para mi?… y aún más, ¿puede generarme en un Ser distinto para el Bien Propio y el Bien Común?… ¿lo estoy pensando y sintiendo desde el Amor, la Esperanza y la Paz? Importante es que puedas responder sinceramente a estas preguntas… te puedes sorprender en tus propias observaciones.

Recuerda, un taxista primero te pregunta “¿hacia dónde va usted?”… y luego activa el carro.

Libérate de los planteamientos en negativo, define qué es lo que SÍ quieres lograr!!… Un objetivo claramente definido traza un camino neuronal.

Recuerda:

  1. Define claramente tu Estado Presente. Declara descriptivamente si es un problema, una necesidad o un conflicto lo que requieres resolver. ¿Qué es lo realmente acuciante?. “No metas muchas cosas en el saco”: enfócate!
  2. Define claramente tu Estado Deseado. Describe sin generalizaciones, distorsiones u omisiones qué es lo que deseas alcanzar; cuida de no otorgar valor a las cosas cuando no les corresponden o no lo tienen. Que esté en tus manos lograr el Objetivo sin proyectar responsabilidades en Otro, define evidencias de tu logro (Ver – Oír – Sentir). Aquí el ¿Para Qué? ha de ser “nítido”.
  3. Define las acciones subsecuentes; concreta los pasos a seguir para ir alcanzando tus metas y, finalmente, tu Objetivo de Vida.
  4. Calibra tu Objetivo. Calíbrate ante el mismo… potencia lo que tienes, ajusta lo débil, procura lo que no tienes aún.
  5. Que tu Objetivo sea ecológico: saludable y de Valor para ti y tu entorno, que no te haga daño o limite en otros aspectos de tu vida, ni a los demás ni al planeta.
  6. Vive tu Propósito de Vida… Propósito es más importante que planes… vive tu proceso con sentido de privilegio, no de deber.

Hasta aquí este compartir… les recomiendo la lectura del libro Pensamiento Posibilitante, de momento disponible en Amazon, formato Kindle, en donde encontrarás con mayor aplitud y profundidad tópicos asociados al tema que nos ocupa. Ya les preparo “Objetivos para la Vida (III)”… sobre cómo hacer la calibración del mismo.

Un abrazo!… Dios les bendiga siempre.

Wershin Montiel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s